los misterios de Itaá Caabó

Itá Caabo, Javier Alejandro Gauna (el tren zonal nº128)
por Ingrid Loschkin*

Itá Caabó, decía el título del libro que me regaló cortésmente Javier Gauna después de finalizado el recital de lectura que compartimos el año pasado. Un pequeño ejemplar de portada negra con la foto de un árbol en la misma. Imagen tomada por el propio Javier, ya que también se dedica a esta maravillosa actividad de fotógrafo. Escritor entrerriano, nacido en Concepción del Uruguay en 1979, que nos presenta Itaá Caabó como su primera publicación individual.

Mi curiosidad comenzó desde el instante mismo de leer el título, jamás en mi vida había tenido noticias de ese nombre. No le pregunté nada a Javier en el momento, hasta que comencé a leer su primer cuento; sí, es un libro de cuentos, que lleva por título este nombre propio de la cultura guaraní. Me agradó e interesó tanto la historia que no dudé en contactarme con el autor para indagar un poco más. Así fue como me fui enterando de algunas cosas, como que Itá Caabó es un árbol, un árbol que Javier conoció personalmente en sus recorridas por el país, con su espíritu aventurero; por lo que puedo afirmar que Javier Gauna nos lleva, a través de sus cuentos, por historias en las que es autor y testigo, tal el caso de este misterioso árbol. Muy enriquecedor transcribir sus propias palabras; “lo conozco al árbol. Yo tomé la foto de la portada. La historia es cierta, pero hay muchas leyendas al respecto (…). No hay datos específicos (…), por eso tan misteriosa su existencia. No hay acceso al público porque es un campo privado en una zona solitaria de Corrientes. Yo me pude acercar porque trabajé unos meses ahí.”

Imperdible relato para conocer un poco más los secretos que guarda nuestro maravilloso país y que gracias a Javier podemos conocer.

El libro continúa con historias fantásticas de diversos matices, donde revela, quizás, sus deseos de cambio, lo que yo llamaría “las ganas de volar muy lejos”, escapando a la torturante rutina. DESPERTANDO refleja esta sensación, despertando a una nueva vida, despertando a nuevos horizontes,  la utopía, tal vez, de caminar para alcanzar el horizonte, como bellamente lo describe Eduardo Galeano. Cuando finalicé su lectura no pude no pensar en mi admirado Julio Cortázar.

Los personajes de fantasía se suceden en encuentros con otros muy reales y argentinos, en medio de paisajes rurales; como el diálogo de un gaucho y lo que en principio parece ser un ángel. La remisión a leyendas se repite; “Anselmo, el hombre que venció al Demonio con un alpargatazo” dice por ahí. ¿Será cierto, che?

Pero Gauna no nos mezquina nada, conmovedor y angustiante, las sensaciones del autor se transmiten al lector como si fuese él el protagonista de la historia. También el lector se sentirá ACORRALADO, otro de los cuentos que le da forma a este libro;  o entrando por la LA ÚLTIMA PUERTA, con las similares conmociones del anterior y jugando a pleno con la fantasía.

Tampoco está ausente la reflexión, los conflictos que tenemos los seres humanos ante el poder ayudar al prójimo, lo que describe excelente en EL TIPO DE LA SILLA. No puedo dejar de recordar los murmullos y comentarios cuando Javier leía este cuento en el encuentro literario del mes de diciembre pasado.  Un relato que llevará al lector a reflexionar  sobre la propia indiferencia y la del resto de los mortales. Es interesante, también, el perfil que nos muestra de tipo sensible, el “ejercicio” que hacemos algunos de mirar a la gente que nos cruza por la calle, que vemos sentada en un banco de una plaza, sola y con la mirada perdida y ponernos a pensar cómo será su vida, cuáles sus penas, sus preocupaciones.

Vuelve a manifestar sus valores de provinciano, de entrerriano, del estudiante que por esas cosas del país, que Dios atiende en Buenos Aires o en las grandes capitales, el estudiante de las pequeñas ciudades debe dejar su tierra para llegar a la facultad.

Gauna se cuestiona hasta dónde somos capaces de ayudar a los más necesitados, a los marginados, olvidados… Pero también, el poner en evidencia que existe gente, mucha gente muy valiosa  que está dispuesta a tender una mano, como así también, otros tantos que siguen mirando para otro lado.

El estilo narrativo de Javier Gauna es muy peculiar y atrapante, ninguna historia queda servida para ser degustada sin masticarlas muy bien, nos invita a caminar por mundos de fantasía, a reflexionar, a ser protagonistas de sus historias poco convencionales. Itaá Caabó es un libro que nos propone  abrir puertas misteriosas y pasar a descubrir qué se esconde detrás de ellas.

Links:

Javier Alejandro Gauna:
http://www.flickr.com/photos/gaunameister/

*Ingrid Loschkin:
http://www.mialmaderio.blogspot.com/

Anuncios

5 comentarios to “los misterios de Itaá Caabó”

  1. Ingrid!! muy completa y muy buena la reseña, no conocia a este escritor nuestro… un abrazo!

  2. Miriam Says:

    Muy buena la reseña, la verdad que dan ganas de leer Itá Caabó. Como participante del recital de lectura del taller literario tusitala, en el cual javier participó como invitado tuve la oportunidad de escuchar El hombre de la silla y la verdad que me conmovió, además de recordar mis días de estudiante en buenos Aires, la misteriosa Buenos Aires.
    es importante que se de espacio a los escritores jóvenes y poco conocidospero que tienen mucho para decir y sorprendernos….

  3. Javier Gauna Says:

    Gracias Ingrid por tan hermosas palabras. Si bien es una obra pequeña, resultó del fruto de 9 años de trabajo. Tratando de ejercer el oficio de escritor, escribiendo día a día, seleccionando y corrigiendo hasta sentir que los relatos y el autor ya estaban listos para mostrarse. Esta reseña me da muchas ganas de seguir escribiendo, intentando mejorar y buscar ideas nuevas. Mi próximo libro aún está lejos, lo empecé hace más de dos años y todavía no llegué a la mitad. Un escritor se enfrenta a muchas complicaciones en la vida cotidiana y a veces la imaginación nos traiciona por un tiempo hasta que las palabras vuelven a brotar. Espero que disfruten la obra y para aquellos que quieran pueden pedirme el libro por mail y de alguna manera se los haré llegar. Saludos (javialegauna@hotmail.com)

    • Te entiendo perfectamente Javi y me reflejo en tus palabras cuando te referís al tiempo en que te llevó poder hacer realidad Ita Caabó, me pasó lo mismo con mi libro, diez años seguro, es trabajo, pero la satifacción es indescriptible, no te parece?
      Qué satisfacción significa para mí que esta reseña te haya movilizado a seguir adelante y lo debés hacer, porque tenés mucho para ofrecer. Qué las palabras sigan brotando Javi!!!!
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: